Amaos los unos a los otros con amor fraternal; en cuanto a honra, prefiriéndoos los unos a los otros.” – Romanos 12:10
“Habiendo purificado vuestras almas por la obediencia a la verdad, mediante el Espíritu, para el amor fraternal no fingido, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro.” – 1 Pedro 1:22

Si hubiese sabido que sería la última vez que te vería quedarte dormido, te acurrucaría con fuerza y rogaría al Señor que tu alma guardase.

Si hubiese sabido que sería la última vez que te vería salir por la puerta, te daría un abrazo y un beso y te pediría que regresases para darte otro más.

Si hubiese sabido que sería la última vez que te escucharía alzar la voz en adoración, grabaría en video cada acción y palabra para poderlas ver día tras día.

Si hubiese sabido que sería la última vez, me daría un tiempito adicional para hacer un alto y decirte “te amo”, en vez de asumir que sabrías que así es.

Si hubiese sabido que sería la última vez, estaría allí para compartir tu día; bueno, tan seguro estoy de que tendrás tantos más que dejo pasar este.

Porque seguramente siempre hay un mañana para compensar nuestras omisiones, y siempre tenemos una segunda oportunidad para corregir las cosas. Siempre habrá otro día para decir “te amo”, y ciertamente habrá otra oportunidad de decir nuestro.

“¿Habrá algo que pueda hacer?”

Pero, solo en caso de que me equivoque y hoy sea todo lo que tengo,

Quisiera decirte cuánto te quiero y nunca olvidaré lo que compartimos.

El mañana no está prometido a nadie, ya sea joven o anciano, y hoy pudiese ser la última vez que tenemos para abrazar a nuestros seres queridos.

Así que si estás esperando mañana, ¿por qué no hacerlo hoy? Porque si mañana nunca llega, de seguro lamentarás el día que no tomaste el tiempo adicional para una sonrisa, un abrazo, o un beso y que estuviste demasiado ocupado para darle a alguien lo que resultó ser su último deseo.

Así que aferrémonos a nuestros seres queridos hoy y susurrémosles al oído cuánto les amamos y que siempre lo haremos. Tomemos tiempo para decir “lo siento”, “perdóname”, “gracias” ó “está bien”. Y si mañana nunca llega, no tendremos remordimientos acerca de hoy.

Dios le guarde en su amor y le llene de bendiciones.

H. Ricardo Proaño G.
@HRICPG

#Parlox Network
http://twitter.com/hricpg
http://facebook.com/parloxnetwork
http://hricpg.blogspot.com
http://parlox.blogspot.com
http://davidconcristo.blogspot.com

**La imagen de esta publicación fue encontrada en http://ministeriohispanoluterano.blogspot.com/2010/08/desafio-del-amor-dia-2.html

“Su solución unificada de servicios personales y corporativos.” – Ricardo Proaño