Olvida los días nublados, pero no olvides tus horas de sol, ni tus noches estrelladas.
Olvidad los momentos en que fuiste derrotado, pero no olvides las batallas que has ganado.
Olvida los errores que no puedes cambiar, pero no olvides las lecciones que has aprendido.
Olvida los días en que has estado solo y triste, pero no olvides las sonrisas que has encontrado y tantas que encontraras.
Olvida los planes que fallaron, pero nunca olvides tu sueño.

Nuestro Señor Jesucristo, nuestro Maestro y ejemplo por excelencia; y después el Apóstol Pablo en la carta a los Filipenses 4: 12, 13, nos dicen:

Se vivir en la pobreza y se vivir en la prosperidad, en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia, como de sufrir necesidad.
Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.


Pablo en su tiempo, tenía las mismas preocupaciones y conflictos que nosotros hoy en día.
El tenia las misma batallas y luchas que tu y que yo, conflictos similares a los que tenemos hoy.
Viviendo como pobre dice, muchas veces me imagino, sin tener que comer, muchas veces despreciado.
Muchas veces venimos al templo, y decimos: alguien no me saludo, no me dieron la atención que quería y me enojo, no tenemos ni idea de las penurias que el Apóstol paso.
En otras ocasiones próspero y en abundancia dice Pablo. Tenía muchos amigos influyentes en el gobierno de Roma, seguramente; o por donde él iba hacia amigos, porque era un hombre elocuente y un buen predicador, me imagino.
Pero lo importante de estos versos es que aprendió; tuvo un día maravillosopara aprender. Todos los días son un constante cambio, una constante enseñanza y aprendizaje.

Ya le preguntó al Señor Jesucristo el mensaje y la enseñanza que tiene para tu día, hoy recuerda que estamos en un constante crecimiento y aprendizaje, en un pasaje de la Santa Biblia dice que estamos en el proceso de llegar a la semejanza y altura de Nuestro Señor Jesucristo.
Ser un buen discípulo de Él, evangelizar, dar un buen testimonio con mi ejemplo, ayudar a los pobres, a la viuda, al desamparado.
En otro verso escribe: ‘retén lo que tienes para que nadie te quite la corona’.
Pablo a través de Silas escribe: ‘he aprendido el Secreto’.
El Señor Jesucristo al hablar con el profeta Isaías le dice: Clama a mí y te responderé y te enseñare, cosas grandes y ocultas que tú no conoces.
Pero para esto, debo interesarme primero en ser su amigo, en buscarlo, acercarnos a Él en humildad y oración para que nos revele sus secretos.

Y por ultimo Pablo dice en Filipenses 4: 13, ‘todo lo puedo en Cristo que me fortalece‘.

Porque el Señor Jesucristo es mi fuerza, mi gloria; es quien levanta mi cabeza, es mi victoria.
Ya no hay nada que me impida ser victorioso, porque Cristo y su Santo Espíritu me hacen más que vencedor.

AMEN !!!!

En el amor de Cristo Jesús,

Dios te guarde y llene de bendiciones.

H. Ricardo Proaño G.
@HRICPG

http://twitter.com/hricpg

**La imagen publicada en esta publicación fue encontrada en http://estrellamiryam.blogspot.com

“Su solución unificada de servicios personales y corporativos.” – Ricardo Proaño